martes, 26 de abril de 2011

Si hay alguien que se opone...

Dividiendo al medio los bancos una alfombra roja obispo atraviesa la habitación. La gente muy elegante sigue entrando en el edificio y ubicándose según corresponda: "invitados del novio, invitados de la novia". 
Suena un coro de voces y la mujer de blanco ingresa, todos giran a verla y ella avanza hasta llegar al fondo de la iglesia donde la espera su hermoso futuro marido vestido de negro y blanco (muy tradicional) con una margarita en la solapa. 

- Estamos aquí reunidos para unir en sagrado matrimonio a estas dos hermosas personas... - comienza el cura al dar inicio a la ceremonia. Mirando a la mujer le pregunta "¿lo aceptas?" ella con lagrimas en los ojos responde que si. El cura mira al hombre elegante le hace la misma pregunta "¿la aceptas como tu futura esposa?" pero el no responde. Toma la flor de su solapa y le saca un pétalo a la vez "la quiero, no la quiero..".
Los invitados escandalizados empezaron a susurrar, la novia desconcertada quedó con la boca abierta mirando a su madre sentada en la primera fila, el cura simplemente esperaba.
"No la quiero" y así termino de sacar el ultimo pétalo.
- Disculpame amor - dijo con el petalo entre los dedos a la altura de la nariz - no es que no quiero, pero parece que no tiene que pasar.

3 comentarios:

  1. Que triste :( me recordo mucho a una pelicula....

    que casualidad que seas de rosario jajaja

    besos muy lindo blog

    ResponderEliminar
  2. me identifique totalmente con tú descripción

    ResponderEliminar